Vaya al Contenido

Menu Principal:

Lexislación

Varios

LEGISLACIÓN

Libro XVII de las Competiciones Generales

TITULO I - Disposiciones Generales

Artículo 262.

1.- La temporada oficial se iniciará el día 1º de julio de cada año y concluirá el 30 de junio del siguiente.
2.- Las competiciones organizadas por las Federaciones de ámbito autonómico que califiquen para participar en las de carácter nacional deberán finalizar quince días antes, al menos, de la fecha señalada para el comienzo de éstas últimas.

Artículo 263.

En caso de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, la RFEF podrá suspender total o parcialmente las competiciones, así como prorrogar o reducir los períodos de inscripciones, en coordinación, en su caso, con la Liga Nacional de Fútbol Profesional.


TITULO II - De los terrenos de juego

Artículo 264.

1.- Los partidos oficiales se celebrarán en terrenos de juego que reúnan las condiciones reglamentarias.
2.- Si el campo no estuviera inscrito a nombre del club y fuere titular del mismo otra persona física o jurídica, en el correspondiente contrato deberá figurar una cláusula en la que se establezca la condición de que la entidad propietaria no tiene privilegio alguno en la dirección y administración del club de que se trate, y de que se garantiza el derechos específico de la RFEF a utilizarlo o a designarlo para cualquier encuentro cuando concurra causa para ello. Si no existiera contrato, bastará la autorización escrita del titular del terreno, en la que deberá constar la condición que se establece en el apartado anterior.

Artículo 265.

1.- El terreno de juego deberá ser un rectángulo de superficie plana y horizontal, de hierba o, cuando expresamente así se autorice por la RFEF, de material artificial debidamente ajustado a las medidas que determinen las Reglas de Juego.
Asimismo, se estará a lo previsto en dichas Reglas en lo referente al marcado del campo; áreas de meta, de penalty, de esquina y la denominada técnica, que delimita los movimientos del entrenador, según las disposiciones de la FIFA; postes, larguero de las porterías, redes de éstas y banderines, tanto de córner como de los que deban utilizar los árbitros asistentes.
2.- Las instalaciones deportivas deberán contar, además, con los siguientes elementos:

a) Paso subterráneo desde el terrenos de juego a la zona de vestuarios o, al menos, cubierto y protegido en toda su extensión.
b) Vestuarios independientes para cada uno de los dos equipos y para los árbitros con duchas y lavabos dotados de agua caliente y fría y con sanitarios.
c) Separación entre el terrenos de juego y el público mediante vallas, fosos u otros elementos homologados por la RFEF. Tales elementos deberán ser fijos o de fábrica, sin que se acepten instalaciones portátiles o provisionales.
d) Dependencia destinada a clínica de urgencia asistida por facultativo.
e)
Sala de control antidopaje -tratándose de clubs adscritos a la Primera y Segunda División-, próxima a los vestuarios y debidamente señalizada, que se utilizará exclusivamente para la toma de muestras y que constará de dos recintos, uno para la espera de futbolistas y sus acompañantes y otro dedicado específicamente a la recogida de dichas muestras.
El local estará provisto de una mesa de trabajo, dos sillas, un lavabo, artículos de higiene, aparatos sanitarios y bebidas no alcohólicas excepto cerveza.
Salas de esta clase y con idénticas condiciones, deberán disponerse, a los efectos que prevé el artículo 94.1.f), en cualesquiera otras instalaciones destinadas a entrenamientos u otras actividades deportivas, para eventuales controles fuera de competición.
f) Instalación, cuando se trate de clubs que participen en competiciones de carácter profesional, de un puesto o unidad de control organizativo para el Coordinador de Seguridad.

3.- Para celebrar encuentros con iluminación artificial ésta deberá tener la potencia suficiente para que el juego tenga lugar en óptimas condiciones, circunstancia que se acreditará previa inspección federativa que homologue la instalación.
4.- Se excluye la obligatoriedad de la instalación de los elementos de separación que prevé el punto 2, letra c), cuando se trate de clubs de Tercera División, de los adscritos a competiciones nacionales juveniles y de los de fútbol femenino.
5.- Podrán también ser excluídos de dicha obligatoriedad aquellos clubs que así lo soliciten, siempre que concurran los siguientes requisito:

a) Que sus instalaciones deportivas estén dotadas, exclusivamente, de localidades de asiento para todos los espectadores.
b) Que se comprometan expresa y formalmente a adoptar las medidas necesarias y suficientes para prevenir y salvaguardar el buen orden y la seguridad pública con ocasión de las manifestaciones deportivas que se celebren en sus estadios, con los medios humanos, materiales y tecnológicos que fueren menester para tal fin.
c) Que se comprometan, asimismo, a asumir las responsabilidades de toda índole que pudieran derivarse por cualesquiera incidentes que, en su caso, se originen.
La Junta Directiva de la RFEF, ponderando la concurrencia o no de las circunstancias expuestas, acordará lo que proceda, previo expediente, mediante resolución fundada e inapelable, que, si fuere favorable, podrá ser revisada unilateralmente por la propia Real Federación y, si lo estimara oportuno, anulada o dejada sin efecto.

6.- No podrá exhibirse ninguna clase de publicidad sobre el terreno de juego, ni en los marcos y redes de las porterías ni en los banderines de córner.

Artículo 266.

Los clubs están obligados a informar a la RFEF, con quince días, al menos, de antelación al inicio de la competición, sobre la situación, medidas, condiciones, aforo y construcciones o modificaciones de sus campos. Siempre que se realice algún cambio, deberán comunicarlo, acompañando un plano a escala de la disposición del terreno de juego y sus instalaciones, después de las obras.

Artículo 267.

1.- La RFEF tiene la facultad de inspeccionar los campos, al objeto de comprobar si poseen las condiciones requeridas para su división o categoría, elaborando el correspondiente informe sobre el particular antes del 15 de agosto de cada año. Podrá delegar, para llevar a cabo esta función, en las Federaciones a cuya circunscripción territorial pertenezca el club de que se trate.
2.- Si de la inspección resultara la existencia de deficiencias, el club titular será requerido para que las subsane en el plazo de quince días; si no lo hiciere, se dará traslado de ello al órgano de disciplina competente para que imponga, en su caso, la sanción que corresponda, otorgándole un nuevo plazo de idéntica duración para proceder a  ello; transcurrido éste sin haber realizado la subsanación, no podrán celebrarse partidos de competición oficial.

Artículo 268.

Además de las inspecciones anuales a que se refiere el artículo anterior, podrán practicarse otras, de oficio o a requerimiento fundado de parte. En el segundo supuesto, las diligencias de comprobación deberán efectuarse en los quince días siguientes al de la denuncia, abonando los gastos que ello origine el titular del terreno, si aquélla fuera cierta, o el requirente, si no lo fuese.

Artículo 269.

1.- Los miembros de la Comisión Delegada de la Asamblea General, los de la Junta Directiva de la RFEF, los Presidentes de las Federaciones de ámbito autonómico de los equipos contendientes, los de los órganos de justicia federativa, los de los Comités de Árbitros y Entrenadores, y los de la Liga Nacional de Fútbol Profesional y de la Asociación de Futbolistas Españoles, tendrán derecho al acceso al palco presidencial en todos los campos, reservándose en él un lugar preferente a los Presidentes de la RFEF y de la Liga.
Asimismo, los clubs en cuyas instalaciones deportivas se celebre el partido, están obligados a reservar un asiento preferente en el palco principal al Presidente del club oponente o su representante oficial; y, además -exceptuándose de esta obligación a los clubs adscritos a la Primera y Segunda División-, a poner a disposición del club contra el que compitan, previo pago y hasta siete días antes del encuentro de que se trate, un cinco por ciento del aforo, adoptando, en todo caso, las previsiones exigidas por la normativa referente a la prevención de la violencia en los espectáculos deportivos.
2.- Los vocales de los referidos Comités de Árbitros y de Entrenadores y órganos de justicia deportiva federativa tendrán derecho a una localidad preferente.
3.- Los árbitros y delegados-informadores, en posesión del correspondiente carnet expedido por el Comité Técnico de Árbitros, y firmado por su Presidente con expresa autorización de la RFEF, tendrán derecho al acceso a los campos de fútbol, y, asimismo, los futbolistas cuando así se estipule en los convenios colectivos vigentes, según el ámbito que en ellos se especifique.
4.- Los titulares de credencial facilitada por la RFEF o las Federaciones Territoriales tendrá el mismo derecho de acceso, debiéndose facilitar a los clubs, al principio de la temporada, la relación de las que estén en vigor, así como dar cuenta, en el transcurso de ella, de las variaciones que se produzcan.


TITULO III - De los partidos

Capítulo 1º.- Disposiciones generales
Artículo 270.

1.- Los partidos se jugarán según las Reglas de la *International Board*, aprobadas por FIFA y publicadas oficialmente por la Real Federación.
En el supuesto de que las disposiciones dictadas por la *International Board* admitan interpretación, la misma corresponderá, en lo que afecten a competiciones de ámbito estatal y carácter profesional, a la Junta Directiva de la RFEF, a propuesta de la Liga Nacional de Fútbol Profesional.
2.- Se regirán por las disposiciones generales federativas y por las que especialmente se dicten con respecto a determinados encuentros y competiciones.

Artículo 271.

Son competiciones oficiales de ámbito estatal las que enumera el artículo 29.2 de los Estatutos federativos. Entre ellas, lo son de carácter profesional aquéllas en que participan clubs de Primera o Segunda División.

Artículo 272.

En los anuncios de los partidos deberán expresarse los nombres de los clubs, categoría de los equipos, competición a la que corresponda el encuentro y día y hora del mismo, además de lo que el efecto determine la Liga Nacional de Fútbol Profesional en lo que respecta a los clubs adscritos a ella.

Artículo 273.

Los equipos deberán presentarse en el terreno de juego con una hora, al menos, de antelación a la señalada para el comienzo del partido de que se trate.

Artículo 274.

1.- Los futbolistas vestirán el primero de los dos uniformes oficiales de su club.
Si los uniformes de los dos equipos que compitan en un encuentro fueran iguales o tan parecidos que indujeran a confusión, y así lo requiriera el árbitro, cambiará el suyo el que juegue en campo contrario. Si el partido se celebrase en terreno neutral, lo hará el conjunto de afiliación más moderna.
2.- Al dorso de la camiseta deberá figurar, con una dimensión de veinticinco centímetros de altura, el número de alineación que les corresponda, del 1 al 11 los titulares y del 12 en adelante los eventuales suplentes, sin perjuicio, naturalmente, de las disposiciones específicas aplicables en el supuesto que prevé el punto 3 del presente artículo o, en su caso, el punto 5.
Idéntica numeración deberá figurar tanto en la parte delantera como en la posterior de cualesquiera prendas deportivas que utilicen los jugadores siempre que permanezcan en el terreno de juego.
3.- Tratándose de clubs de Primera y Segunda División, la numeración de los futbolistas de sus plantillas será del 1 al 25, como máximo, y cada un deberá exhibir la misma en todos y cada uno de los partidos de las competiciones oficiales, tanto al dorso de la camiseta, como en la parte anterior del pantalón, abajo a la derecha, y con una dimensión, esta última, de diez centímetros de altura, reservándose los números 1 y 13 para los porteros y el 25 para un eventual jugador, con licencia por el primer equipo, con la cualidad de tercer guardameta.
Si actuasen jugadores de clubs filiales o equipos dependientes deberán hacerlo también con un número fijo cada vez que intervengan, a partir del 26.
4.- Será también obligatorio para los repetidos clubs de las dos primeras divisiones nacionales que figure, al dorso de las camisetas, en su parte alta, encima del número, a 7'5 centímetros de altura, la identificación del jugador de que se trata.
5.- Lo establecido en los dos puntos anteriores será facultativo para los clubs adscritos a las Divisiones Segunda "B" y Tercera.
6.- A los efectos que prevén los tres apartados que anteceden, los clubs de Primera y Segunda División y, en su caso, los de Segunda "B" y Tercera que deseen adaptare a este sistema, deberán remitir a la RFEF, con diez días al menos de antelación al inicio de las competiciones oficiales de cada temporada, la relación de los futbolistas de sus plantillas y el número de dorsal que a cada uno de ellos le hubiese sido atribuido.

Artículo 275.

1.- Los clubs fijarán, libremente, la hora de comienzo de los encuentros que celebren en sus instalaciones, sin perjuicio de las facultades que al respecto son propias de la Liga Nacional de Fútbol Profesional o de lo que los órganos de competición dispongan, cuando se trate de casos especiales y justificados.
2.- La RFEF -oído al parecer de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, cuando se trate de Primera y Segunda División, y prescindiendo de dicho trámite en los demás casos- podrá, ponderando la concurrencia de especiales circunstancias y a solicitud de uno de los clubs contendientes, con la anuencia del otro, autorizar que se adelante o retrase un determinado encuentro, siempre desde luego que no se altere el orden de partidos establecidos en el calendario oficial.
3.- Los equipos que participen en competiciones europeas podrán, ya jueguen en su propio terreno, ya en el del contrario, solicitar que se adelante al sábado anterior a la jornada internacional el encuentro de Liga Nacional o, en su caso, del Campeonato de España/Copa de S.M. el Rey de que se trate, sin que sea menester la conformidad del oponente. Si la participación es en la Copa de Clubs Campeones de Liga a partir de que dicho torneo se dispute por el sistema de liga; y si lo fuere en la Campeones de Copa o en la Copa de la UEFA, desde los cuartos de final.
4.- Los clubs notificarán los horarios de los partidos, salvo que concurran razones excepcionales, con siete días de antelación al encuentro de que se trate, y de ello se dará inmediato traslado al Comité Técnico de Árbitros.

Artículo 276.

1.- Los clubs tienen la obligación de mantener sus terrenos de juego debida y reglamentariamente acondicionados y señalizados para la celebración de partidos, sin que en ellos, mediante poda o dibujo, pueda constar emblema o leyenda algunos; absteniéndose, en todo caso, de alterar por medios artificiales sus condiciones naturales.
2.- En caso de que las mismas se hubieran modificado por causa o accidente fortuitos, con notorio perjuicio para el desarrollo del juego, deberán proceder a su arreglo y acondicionamiento.
3.- Si las malas condiciones del terreno de juego, bien fuesen imputables a la omisión de la obligación que establece el apartado anterior, bien a una voluntaria o artificiosa alteración de las mismas, determinasen que el árbitro decretara la suspensión del encuentro, éste se celebrará en la fecha que señale el órgano de competición competente, siendo por cuenta del infractor los gastos que se originen al visitante, ello sin perjuicio de las responsabilidades disciplinarias en que se pudiera incurrir.

Artículo 277.

Los balones que se utilicen en los partidos deberán reunir las condiciones, peso, medidas y presión que determinan las Reglas de Juego y el club titular del campo donde el partido se celebre habrá de tener tres de aquellos dispuestos para el juego, debidamente controlados por el árbitro.
Tratándose de partidos en que intervengan clubs adscritos a la LNFP se utilizará el tipo de balón que, cumpliendo las condiciones a que hace méritos el apartado anterior, aquélla establezca.

Artículo 278.

A  la hora fijada, el árbitro dará la señal de comenzar el encuentro. Si transcurridos treinta minutos a partir de aquélla, uno de los equipos no se hubiera presentado o lo hiciera con un número de futbolistas inferior al necesario, según determina el artículo siguiente, se consignará en el acta una u otro circunstancia y se le tendrá po no comparecido.

Artículo 279.

1.- Para poder comenzar un partido cada uno de los equipos deberá intervenir, al menos, con siete futbolistas, siempre que tal anomalía no sea consecuencia de la voluntad del club sino que esté motivada por razones de fuerza mayor. Si no concurriera dicha causa o, en cualquier caso, si el número fuera inferior, al club que así proceda se le tendrá como incomparecido.
2.- Si una vez comenzado el juego, en su caso, uno de los contendientes quedase con un número de jugadores inferiores a siete, el árbitro acordará la suspensión del partido.
Si tal reducción de un equipo a siete futbolistas hubiera sido motivada por expulsiones, el partido se resolverá en favor del oponente por el tanteo de tres goles a cero; salvo que éste hubiera obtenido, en el tiempo jugando hasta la suspensión, un resultado más favorable, en cuyo supuesto éste será el válido.
3.- En uno y otro caso el órgano disciplinario resolverá lo que proceda.


Capítulo 2º.- De la transmisión televisada de partidos
Artículo 280.

La transmisión televisada de partidos, ya sea en directo o en diferido, total o parcial, precisará autorización de la RFEF, previa conformidad del club oponente; tratándose de encuentros en que participen clubs adscritos a la LNFP se estará a lo dispuesto en el convenio suscrito entre ambos organismos.


Capítulo 3º.- De las autorizaciones federativas
Artículo 281.

Se precisará, con carácter general, expresa autorización de la RFEF, para que los clubs, futbolistas, árbitros o entrenadores que participen o actúen en competiciones que aquélla organice, tanto directamente como en coordinación con la Liga Nacional de Fútbol Profesional, puedan hacerlo en otros partidos o campeonatos distintos de aquéllas, incluso de carácter amistoso.
Dicha autorización queda subordinada, en cualquier caso, a los intereses de las selecciones nacionales, así como a las exigencias derivadas de la celebración de los campeonatos que se organicen y a la circunstancia de que en la misma fecha no coincida con una jornada del calendario oficial.

Artículo 282.

Los clubs que se desplacen para jugar partidos oficiales no podrán celebrar encuentros amistosos, durante los cinco días anteriores y los tres posteriores a la fecha de aquellos, en la misma provincia del visitado, salvo que obtengan la previa conformidad de éste.


Delegado de campo
Artículo 305.

1.- El Club titular del terreno de juego designará para cada partido un delegado de campo, a quien corresponderán las obligaciones siguientes:

a) Ponerse a disposición del árbitro y cumplir las instrucciones que le comunique antes del partido o en el curso del mismo.
b) Ofrecer su colaboración al delegado del equipo visitante.
c) Impedir que, entre las bandas que limitan el terrenos de juego y la valla que lo separa del público, se sitúen otras personas que no sean las autorizadas.
d) Comprobar que los informadores, fotógrafos y operadores de televisión estén debidamente acreditados e identificados y procurar que se sitúen a la distancia reglamentaria.
e) No permitir que salgan los equipos al terreno de juego hasta que el mismo se halle completamente despejado.
f) Evitar que tengan acceso a los vestuarios personas distintas de las expresadas en al artículo 304 (Solo tendrán acceso a los recintos de los vestuarios el árbitro principal, los asistentes, el cuarto árbitro, los futbolistas, entrenadores, auxiliares, médicos y los delegados de los clubs contendientes, de campo, de los Comités de Árbitros y de Entrenadores y el federativo, si lo hubiere, y el delegado-informador) y, en especial, al del árbitro, salvo que éste lo autorice, quienes no sean el delegado federativo y, a los solos efectos de firmar el acta, los entrenadores y capitanes.
g) Colaborar con la autoridad gubernativa para evitar incidentes, debiendo informar al árbitro cual es la personal que la desempeña o ejerce.
h) Procurar que el público no se sitúe junto al paso destinado a los árbitros, futbolistas, entrenadores y auxiliares, o ante los vestuarios.
i) Acudir, junto con el árbitro, al vestuario de éste, a la terminación de los dos períodos de juego, y acompañarle, igualmente desde el campo hasta donde sea aconsejable, para su protección, cuando se produzcan incidentes o la actitud del público haga presumir la posibilidad de que ocurran.
j) Solicitar la protección de la fuerza pública a requerimiento del árbitro o por iniciativa propia, si las circunstancias así lo aconsejasen.

2.- La designación del delegado de campo recaerá en la persona de un directivo -excepto el Presidente- o empleado del club, y el que lo sea deberá ostentar un brazalete bien visible acreditativo de su condición.
3.- En ningún caso podrá actuar como tal ni como delegado del club quien sea miembro de la Junta Directiva de la RFEF.


Delegado-Informador
Artículo 306.

El delgado-informador, tendrá derecho al libre acceso a las distintas dependencias de las instalaciones deportivas para el mejor cumplimiento de la misión que tiene encomendada, debiendo identificarse, a tal fin, aparte de a los componentes del equipo arbitral, a los delegados de los equipos contendientes y al de campo.


Delegados de los Clubs
Artículo 307.

Tanto el club visitante como visitado deberán designar un delegado, que será el representante del equipo fuera del terreno de juego y a quien corresponderán, entre otras, las funciones siguientes:

a) Instruir a sus futbolistas para que actúen antes, durante y después del partido con la máxima deportividad y corrección.
b) Identificarse ante el árbitro, antes del comienzo del encuentro, y presentar al mismo las licencias, numeradas, de los futbolistas de su equipo que vayan a intervenir como titulares y eventuales suplentes.
c) Cuidar de que se abonen los derechos de arbitraje, salvo que estuviere establecido otro sistema al respecto.
d) Firmar el acta del encuentro al término del mismo.
e) Poner en conocimiento del árbitro cualquiera incidencia que se haya producido antes, en el transcurso o después del partido.


Capitanes
Artículo 308.

Los capitanes constituyen la única representación autorizada de los equipos en el terreno de juego y a ellos corresponden los siguientes derechos y obligaciones:

a) Dar instrucciones a sus compañeros en el transcurso del juego.
b) Procurar que éstos observen en todo momento la corrección debida.
c) Hacer cumplir las instrucciones del árbitro, coadyuvando a la labor de éste, a su protección y a que el partido se desarrolle y finalice con normalidad.
d) Firmar la primera parte del acta del encuentro antes de su comienzo. Si alguno de los capitanes se negase a ello, el árbitro lo hará así constar por diligencia.

Comunidade de Montes
de Cabral
Regreso al contenido | Regreso al menu principal